¿Qué es un aval bancario y cómo puedo conseguirlo?

Un aval bancario representa una garantía de pago para el acreedor. El avalista, que en este caso es una entidad bancaria, se compromete a hacer frente a las consecuencias de un posible impago por parte del deudor, que normalmente es un cliente de ese banco.

Tipos de avales bancarios

Hay dos tipos de avales bancarios, en función de cómo se abona el impago producido.

Por un lado tenemos los avales bancarios financieros, que son todos aquellos que suponen el pago económico de cierta cantidad, si la persona avalada no se hace cargo de ese importe.

Por otro lado tenemos los avales bancarios técnicos, que son aquellos que se aplican sobre compromisos incumplidos que no son económicos. Estos compromisos pueden ser de muy distinta naturaleza, desde ejecuciones de obras hasta el buen funcionamiento de maquinaria que se haya vendido, etc.

Función de un aval Bancario

El aval bancario ofrece una garantía total al acreedor de que va a recuperar el dinero (en la modalidad financiera) o ver cumplidos los compromisos por parte del deudor (en la modalidad técnica).

Para el deudor implica también una garantía, dado que en caso de que no vea posible afrontar las deudas o compromisos, el banco será el que se haga cargo de ello.

Es una alternativa con la que evitar tener que solicitar servicios como el de la Ley de Segunda Oportunidad, con la que es posible reducir las deudas o incluso cancelarlas completamente, siempre que se cumplan los requisitos solicitados.

Para la entidad bancaria, el aval bancario representa en primera instancia un riesgo. Sin embargo, también es una operación de inversión, dado que de ese riesgo se cobran comisiones. El cliente del banco que solicita este aval, tendrá que asumir unas comisiones que varían según el plazo de devolución, el tipo de aval y el riesgo que representa.

Además de los avales bancarios, existe también lo que se identifica como preavales. Se trata del compromiso de la entidad bancaria de otorgar finalmente el aval siempre que se cumplan ciertos requisitos o compromisos.

¿Quiénes pueden pedir un aval?

Como solicitud para la concesión de un crédito, préstamo o servicio, el aval bancario puede pedirlo el mismo acreedor, que puede ser desde una persona hasta un organismo o institución.

La mayoría de avales bancarios son relativos al alquiler de una vivienda. El arrendador suele solicitar un aval que corresponde a varias mensualidades, para tener la garantía de cobrarlas en caso de que el inquilino no asuma esos importes.

En relación a quién solicita el aval al banco, normalmente se trata de clientes de la entidad, con los que ya tengan un historial previo de operaciones y con quienes no haya tenido problemas antes relacionados con financiación.

¿Qué debe contener un aval bancario?

Un aval bancario tiene varios elementos, pero algunos de ellos son imprescindibles:

  • El importe total que el banco se compromete a avalar.
  • La duración que tiene el préstamo, crédito o servicio que requiere el aval.
  • La condición de cobro al primer requerimiento, cuando el acreedor demuestre un impago, por parte del deudor.