La importancia de elegir bien

Hoy os traemos un caso muy especial con el que queremos resaltar la importancia de saber elegir bien el equipo en el que confiar a la hora de solventar tus deudas.

Andrea no es la primera persona que contacta con nuestro equipo después de una previa gestión y asesoramiento desafortunados.

Los resultados en estas situaciones agravan aún más las consecuencias, tanto personales y emocionales, como legales y económicas.

 

Situación de partida previa a Solventa

Hace unas semanas, Andrea acudió a nuestras oficinas para comentarnos su situación y contemplar las alternativas-soluciones que había.

Era un expediente que, por el importe total adeudado (no superaba apenas los 10.000€), los costes podían hacer que no le resultara rentable acogerse a este mecanismo.

Todo comenzó cuando, después de comprar repetidas veces en Carrefour, le ofrecieron su tarjeta.

Andrea decidió adquirirla, ya que compraba con gran frecuencia en esta gran superficie.

A raíz de ahí, comenzó a acumular deudas y a realizar cargos con otros acreedores.

Una etapa complicada, influenciada por su endeudamiento, le derivó a sufrir una gran depresión, una de las enfermedades más frecuentes y vinculadas al endeudamiento actual.

Por tanto, se vio obligada a pedir la baja en el trabajo, perdiendo finalmente el mismo.

En esta situación, tuvo que recurrir a pedir otra serie de créditos o microcréditos para asumir el pago de los primeros y así sucesivamente.

Finalmente, al no poder atender regularmente todos los créditos asumidos le fue imposible afrontar la llevanza de su casa y familia.

Esto fue decisivo para contactar con una empresa que le gestionara estas deudas.

Esta empresa, cuyo nombre es muy conocido, le hizo un contrato verbal y las comunicaciones se hicieron por teléfono a través de un intermediario.

Andrea nunca tuvo contacto directo con el equipo de expertos que debía solucionar su problema deficitario.

 

¿Cuáles fueron las consecuencias que se pudieron evitar?

Andrea recibió una notificación de demanda por impago de una de sus deudas.

En ese momento se encontraba bajo el asesoramiento de esta empresa, pero no hicieron nada al respecto, ni contestaron a la notificación ni presentaron ningún escrito o alegación de oposición.

Evidentemente, al no oponerse, le otorgaban al acreedor el poder de proceder contra ella el embargo de su patrimonio.

Andrea nunca tuvo conocimiento ni fue asesorada en tal sentido.

 

Situación actual de Andrea

Actualmente Andrea vive con su hija pequeña, se encuentra desempleada, aunque en búsqueda activa de empleo, y percibiendo al mes la mínima prestación vital.

Desde Solventa definimos a Andrea como una “buscavidas”.

Siempre ha estado en búsqueda de trabajo cuando ha sido necesario, de hecho, a sus 30 años tiene experiencia en diferentes sectores como la limpieza, hostelería, manipulación de productos frescos y cocinera, entre otros más.

Su objetivo es conseguir un trabajo que le de la estabilidad económica que tanto necesita ella y su hija.

En definitiva, tiene grandes objetivos y planes laborales, los cuales están en marcha.

Por este motivo, Solventa acogió a Andrea porque pensamos que podemos ayudarla a salir hacia delante de su mal momento personal y económico.

 

 

Qué vamos hacer desde Solventa

Pese a tener un importe con el cuál no resulta rentable este mecanismo, en Solventa decidimos ayudarla para que pudiera poner fin a esa etapa de su vida y empezar una nueva segunda oportunidad.

Andrea ha activado el mecanismo de la Ley de la Segunda Oportunidad y nos ha elegido a nosotros para llevar su caso.

Estamos orgullosos de poder ayudar a personas como Andrea y agradecidos de que ella confíe en nuestras gestiones y equipo profesional.

Estamos trabajando en la misma línea que siempre: intentando en la manera en que nos sea posible ayudar y exonerar a nuestros clientes de sus deudas, con el fin de que no lo sean de por vida.

 

Recomendaciones del equipo de Solventa

 

  1. Nunca realicéis un contrato verbal, a no ser que esté bajo grabación.
  2. Desde el primer momento, debéis conocer a vuestro abogado porque es la persona que os representa, os defiende y, además, confiáis todo tipo de documentación personal.
  3. Investigad bien a quién decidís poner al frente de la solución de vuestras deudas, porque lo importante es llegar a un buen final.

 

Conclusión

En definitiva, si Andrea no hubiera estado mal asesorada desde el principio y no hubiesen hecho caso omiso a su expediente, no hubiera llegado a esa situación extrema.

Un mal asesoramiento y llevanza de un expediente nos afecta a todos los que pertenecemos en exclusiva a este sector y que trabajamos día tras día por el bienestar de nuestros clientes.

 

¿Quieres poner fin a tus deudas?

Ponte en contacto con nosotros para realizar tu consulta de manera gratuita y sin compromiso en el 722 111 340.

Te atenderemos escuchándote y aportándote las verdaderas soluciones que necesitas.

 

Más casos de éxito de Solventa

También puedes consultar otros casos de éxito de Solventa:

El caso de Óscar, el caso de miles de personas – Exoneración del Pasivo (solventatudeuda.com)

Reunificación de deudas VS Ley de la Segunda Oportunidad – (solventatudeuda.com)