¿Qué es Financiación?

La financiación es la acción por la que se aporta dinero a una empresa, proyecto o particular para determinados fines.

 

Una financiación es ofrecida por parte de entidades bancarias y/o financieras normalmente, en base a unos requisitos de solicitud y a unas condiciones relacionadas con la devolución del importe.

 

En estas condiciones se plantea, sobre todo, la cantidad que conforma la financiación, el período de devolución, la cuota periódica que va a devolverse y los intereses vinculados a la operación. 

¿Cómo se puede conseguir financiación?

La financiación se consigue normalmente mediante una solicitud formal en una entidad bancaria o financiera.

 

Dicha entidad hace un estudio de la viabilidad económica del solicitante, para posteriormente y en caso afirmativo de la concesión, plantear las condiciones vinculadas a la financiación.

 

En este proceso, podemos encontrar diferentes tipos de financiación, desde un préstamo personal a corto plazo o largo plazo, hasta créditos bancarios para inversiones más importantes, como por ejemplo un crédito hipotecario.

Financiación: Problemas frecuentes

El problema más común respecto a la financiación está relacionado con la devolución de las cuotas. Por diferentes motivos, el deudor puede tener dificultad de liquidez para devolver alguna o varias cuotas, lo que conlleva normalmente sanciones económicas por el retraso del pago.

 

El problema más grave se encuentra cuando se hace inviable económicamente seguir devolviendo el resto de cuotas con las condiciones pactadas, lo que puede motivar a modificar los plazos y el importe a pagar en cada cuota, aunque también puede afectar a los intereses y al total adeudado.

 

Otro problema importante está relacionado con el servicio de atención del banco o la entidad financiera y el cliente, sobre todo en cuestión de pagos que no se desean asumir, por no estar de acuerdo con el importe o con el servicio/producto recibido.

 

Por descontado, el problema inicial que puede presentarnos una financiación es no conseguir la aprobación de la solicitud, algo que puede suceder por ser considerado demasiado arriesgado por parte de la entidad; considerar que las condiciones no son adecuadas por alguna de las partes; o que el solicitante forme parte de alguna lista de morosos, lo que normalmente invalida cualquier solicitud que se plantee a la entidad.