¿Qué es Moratoria hipotecaria?

La moratoria hipotecaria es una medida que permite al deudor solicitar el aplazamiento del pago de las cuotas de su préstamo hipotecario para su vivienda habitual, tanto en lo que se refiere al capital adeudado, como también a sus intereses.

 

Inicialmente, la moratoria hipotecaria puede solicitarse con una duración de hasta 3 meses, en un plazo que además es prorrogable. Durante este período, el deudor no tendrá que asumir las cuotas de la hipoteca, ya que estas estarán aplazadas.

 

¿Qué requisitos exige una moratoria hipotecaria?

La moratoria hipotecaria se puede solicitar con opciones de éxito, siempre que se cumplan uno o varios de estos requisitos:

 

  • Que el solicitante esté en situación de desempleo.

 

  • Que como profesional, las ventas de su negocio disminuyan como mínimo, en un 40%.

 

  • Que la unidad familiar tenga ingresos por debajo del triple del IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples).

 

  • Que alguien en la unidad familiar tenga discapacidad por encima del 33%, se encuentre en situación de dependencia o con incapacidad permanente.

 

  • Que algún miembro de la unidad familiar padezca parálisis cerebral o enfermedad mental.

 

  • Que el importe necesario para el préstamo hipotecario y los suministros básicos, supere el 35% de los ingresos netos de la unidad familiar.

 

  • Situaciones excepcionales que afecten a la economía familiar, como por ejemplo el coronavirus.

 

¿Cómo solicitar la moratoria hipotecaria?

Para solicitar la moratoria hipotecaria, hay que acudir a la entidad bancaria donde se tiene aprobado el préstamo hipotecario.

 

En la entidad hay que realizar la solicitud formal de moratoria hipotecaria, aportando la siguiente documentación:

 

  • Certificado de estar en el paro o de cese de actividad profesional como autónomo.

 

  • Libro de familia.

 

  • Certificado de empadronamiento.

 

  • Declaración de posible discapacidad, incapacidad permanente y/o dependencia.

 

  • Nota del Registro de la Propiedad sobre miembros de la unidad familiar.

 

  • La escritura de la vivienda.

 

  • Contrato del préstamo hipotecario.

 

  • Para personas en alquiler, contrato de arrendamiento.

 

  • Declaración responsable de cumplir con los requisitos por vulnerabilidad económica.