¿Qué es Nuda propiedad?

La nuda propiedad es el derecho que tiene una persona sobre algo de lo que es el único propietario.

 

Sin embargo, este derecho tiene la limitación de que no se garantiza que pueda disfrutar de ese bien, salvo que también posea el usufructo.

 

El usufructo es el derecho a poder disfrutar de un bien por parte de una persona (usufructuario), aunque no sea el propietario del mismo.

Plena propiedad

Se identifica como plena propiedad, también llamada pleno dominio, a la titularidad tanto de la nuda propiedad como del usufructo, por parte de la misma persona.

 

La situación de plena propiedad se puede dar cuando se produce una extinción del usufructo, que puede suceder por estos motivos:

 

  • Fallecimiento del usufructuario.

 

  • Finalización del plazo del usufructo.

 

  • Cumplimiento de condiciones por las que se establece el usufructo.

 

Derechos y obligaciones en la nuda propiedad

El beneficiario de la nuda propiedad, tiene los siguientes derechos y obligaciones:

 

  • Tiene la propiedad sobre el bien.

 

  • Tiene la posibilidad de vender la propiedad a terceros.

 

  • Puede solicitar un préstamo hipotecario sobre la propiedad. Por tanto, también puede endeudarse y requerir acogerse a la ley de segunda oportunidad, con el fin de cancelar o reducir esas deudas, incluso sin estar disfrutando del bien.

 

  • Puede realizar mejoras en la propiedad, así como reparaciones que considere necesarias.

 

  • Tiene derecho a recuperar el uso y disfrute de la propiedad o del bien, cuando se produzca la extinción del usufructo.

 

  • Tiene la obligación de afrontar reparaciones extraordinarias.

 

  • Tiene la obligación de respetar los derechos del usufructuario.

 

  • Debe asumir el pago de tributos e impuestos, como los gastos de comunidad.

 

  • Debe cumplir su compromiso de devolución de cuotas de hipoteca.

 

  • Ante cualquier problema económico relacionado con la vivienda, debe responder ante el usufructuario.