¿Qué es Préstamos?

Los préstamos son operaciones financieras por las que se ofrece un activo (normalmente dinero) a una persona que lo solicita, en base a ciertas condiciones.

 

Elementos de un préstamo

Los elementos que conforman los préstamos son los siguientes:

 

  • Deudor o prestatario: Persona solicitante del préstamo.

 

  • Acreedor o prestamista: Persona o institución que decide si prestar o no el dinero y hace efectiva la operación.

 

  • Tipos de interés: Clasificación de los intereses que se cobrarán por el importe adeudado.

 

  • Cuotas: Importe que se paga en determinado plazo establecido en el contrato del préstamo, desde el inicio de la operación hasta su finalización, que coincidirá con el pago de la última cuota.

 

  • Capital: Dinero total que se ha prestado y sobre el que se calcula el tipo de interés.

 

Tipos de préstamos

En función de diferentes características, podemos encontrar varios tipos de préstamos:

 

  • Préstamo personal: Préstamo solicitado para la cobertura de tus necesidades o tus proyectos, desde un viaje hasta una boda.

 

  • Préstamo al consumo: Préstamo con el que financiar productos o servicios duraderos, como un coche o un electrodoméstico.

 

  • Préstamo de estudios: Préstamo habitual en zonas como Estados Unidos o Reino Unido, donde se solicita con el fin de cubrir los gastos de formación, normalmente vinculados a los estudios en una Universidad.

 

  • Préstamo hipotecario: Préstamo destinado a la financiación de la compra de una vivienda.

 

  • Préstamo puente: Préstamo que ofrece financiación a corto plazo, durante la tramitación de dos préstamos de mayor duración. Es el préstamo previo al hipotecario, cuando se requiere obtener financiación de forma urgente.

 

Préstamos: Problemas más frecuentes

El primer problema que puede surgir en relación a los préstamos es el relativo al rechazo de la solicitud. Si la entidad bancaria o financiera considera demasiado arriesgado conceder el dinero, en las condiciones de devolución negociadas, no aceptará la solicitud del prestatario.

 

Otro problema frecuente con los préstamos es la dificultad o imposibilidad de devolver las cuotas negociadas, lo que puede conllevar sanciones económicas, situaciones de endeudamiento o incluso embargo de bienes.