¿Qué es Quita de deuda?

Una quita de deuda es la negociación entre deudor y acreedores, para obtener una reducción de las deudas existentes, con un plan de pagos que satisfaga a ambas partes.

 

¿Quién solicita una quita de deuda?

La quita de deuda puede solicitarse desde diferentes perfiles:

 

  • Particulares que solicitan una quita de deuda a empresas de crédito o entidades bancarias.

 

  • Empresas que solicitan una quita de deuda a sus acreedores.

 

  • Acreedores que plantean una quita de deuda a sus deudores, con el fin de evitar el impago total de sus deudas.

 

Quita de deuda: Ventajas y desventajas

Por parte del deudor, la quita de deuda constituye una oportunidad para no tener que declararse insolvente y poder devolver parte del dinero, en un plan de pagos asumible a su viabilidad económica actual.

 

Una quita de deuda aceptada, puede condonar un porcentaje de deuda normalmente desde un mínimo del 30% hasta un 95%.

 

Para una empresa, la quita de deuda es el último recurso antes de cesar un negocio o declarar el cierre definitivo. De hecho, es posible afrontar una quita de deuda y, con el tiempo y el asesoramiento financiero óptimo, conseguir recuperar la rentabilidad económica de la empresa.

 

La solicitud de una quita de deuda por parte de la empresa, requiere la presencia de un mediador concursal, quien planteará esta opción como alternativa al concurso de acreedores.

 

En cualquier caso, tanto para particulares como empresas, una quita de deuda representa un elemento muy negativo en su historial crediticio, que puede afectarle a la hora de solicitar nuevos créditos o financiación.

 

Para los acreedores, una quita de deuda representa un mal menor, ya que si bien no les permite recuperar la totalidad de su dinero, al menos sí que podrán recuperar parte de él.