¿Qué es Retención de IRPF?

La retención de IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas) es una cantidad de dinero que se adelanta a la Agencia Tributaria por respecto a determinadas rentas.

¿Qué debe tener retención de IRPF?

Las rentas que deben tener retención de IRPF son las siguientes:

 

  • Rendimientos por trabajo en el caso de trabajadores por cuenta ajena.
  • Actividades profesionales y económicas en el caso de trabajadores por cuenta propia o autónomos profesionales.
  • Cesión de derechos de imagen.
  • Ganancias patrimoniales.
  • Rendimientos derivados de capital mobiliario.
  • Rendimientos derivados de capital inmobiliario.

 

¿Por qué es importante la retención de IRPF?

La retención de IRPF es importante por la Declaración de la Renta. Cuando se haga, se tendrá en cuenta las retenciones acumuladas durante el período de la declaración, para calcular si finalmente sale a pagar o a devolver.

 

Tramos de retención de IRPF

Para los trabajadores de cuenta ajena, se aplica una retención de IRPF en su nómina sobre el sueldo bruto, en base a tramos determinados en los Presupuestos Generales del Estado.

 

En la actualidad, los tramos de IRPF para el cálculo de retenciones en estos casos son los siguientes:

 

  • Hasta 12.450 € la retención de IRPF es del 19%.
  • De 12.450 € a 20.200 € la retención de IRPF es del 24%.
  • De 20.200 € a 35.200 € la retención de IRPF es del 30%.
  • De 35.200 € a 60.000 € la retención de IRPF es del 37%.
  • Desde 60.000 € en adelante la retención de IRPF es del 45%.

 

En el caso de los autónomos profesionales, la retención de IRPF es normalmente del 15%. Para los nuevos autónomos, se reduce al 3% durante los tres primeros años de la actividad.

 

Además, hay ciertas actividades de autónomos profesionales que tienen un porcentaje diferente:

 

  • Las actividades ganaderas de engorde de porcino y de avicultura tienen una retención de IRPF del 1%.
  • Las actividades agrícolas y el resto de actividades ganaderas, tienen una retención de IRPF del 2%.
  • Las actividades forestales tienen una retención de IRPF del 2%.