Preguntas frecuentes

Si tienes dudas sobre la Ley de la Segunda Oportunidad consulta las preguntas más habituales de nuestros clientes.

Comienza hoy
Te informamos gratis si puedes acogerte a la ley.
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

¿Los extranjeros pueden acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad?

Los extranjeros pueden acogerse al mecanismo de Segunda Oportunidad, siempre y cuando sean residentes y las deudas de créditos o de bienes se hayan generado en España, ya que no existe hasta el momento una normativa unitaria o común a todos los países.

¿Es posible cancelar todas las deudas?

No existe unanimidad en nuestra doctrina jurisprudencial respecto de la cancelación de la deuda pública, es decir las deudas contraídas con la Tesorería General de la Seguridad Social o con la Agencia Tributaria. Algunos Juzgados han sido partidarios de exonerar dicha deuda, pero no se puede confirmar con absoluta rotundidad. No obstante, las últimas sentencias del Tribunal Supremo parecen acoger la exoneración de la deuda pública o el acomodo parcial de los instrumentos administrativos para obtener la aprobación por los acreedores públicos de los fraccionamientos y aplazamientos de pago de sus créditos.Cabe esperar un aumento de la eficacia del procedimiento y mayor armonización y unidad de las legislaciones nacionales en materia de Segunda Oportunidad con la reciente Directiva (UE) 2019/1023, de 20 de junio de 2019, sobre marcos de reestructuración preventiva y exoneración de deudas.

¿Desaparezco de las listas de morosos?

Tras finalizar el proceso las deudas desaparecen, por lo tanto se promueve la eliminación de los datos personales de esas listas.

¿Cuáles son los pasos para acogerse a la Ley?

Es un Mecanismo previsto tras L 14/13 y 25/15 para que las personas físicas en situación de insolvencia o sobrendeudamiento puedan conseguir un acuerdo razonable de pagos de sus deudas con los acreedores, o, en su caso una remisión de sus deudas insatisfechas y,en cierto modo, «volver a empezar», salvando los efectos del art. 1911 CC.

Generalmente acudimos a una primera fase en la que se intenta llegar a un acuerdo con todos los acreedores, ofreciéndoles un plan de pagos. Esta primera fase se realiza a través de un notario, que nombra un mediador, que es el que se pone en contacto con los acreedores, siempre con el asesoramiento legal de nuestros abogados y economistas.

Si no se alcanza en el acuerdo las mayorías legalmente exigidas para su aprobación pasamos a una segunda fase meramente judicial que es la de concurso, en la que se declara que el deudor se encuentra en situación de insolvencia y si es persona física se procede a liquidar su patrimonio. Para los empresarios, autónomos y profesionales se permite intentar nuevamente convenir en el procedimiento.

Una vez finalizado el procedimiento concursal (con o sin liquidación patrimonial) se procede a solicitar la exoneración del pasivo insatisfecho, es decir, que lo que no se haya podido pagar en la liquidación del concurso quede perdonado.

¿Cuáles son los requisitos para conseguir la Exoneración del Pasivo?

Para la exoneración del pasivo insatisfecho se exigen los siguientes requisitos:

  • Que el deudor sea deudor persona natural, empresario o consumidor.
  • Que el concurso haya concluido, bien por liquidación de la masa activa o bien por insuficiencia de masa activa
  • Que concurra en tal deudor buena fe. Se entiende que hay buena fe en el deudor si se dan las siguientes circunstancias:
    • Queel concurso no haya sido declarado culpable.
    • Que el deudor no haya sido condenado en sentencia firme por determinados delitos económicos.
    • Que el deudor haya intentado, previamente al concurso, el acuerdo extrajudicial de pagos.
    • Que el deudor haya satisfecho en su integridad los créditos contra la masa y los créditos concursales privilegiados y el 25% de los créditos ordinarios (en este caso, no será necesaria intentar el AEP). O que el deudor haya satisfecho en su integridad los créditos contra la masa y los créditos concursales privilegiados (en este caso, sí será necesaria intentar el AEP).
    • Alternativamente al apartado anterior:
      -El deudor cumpla los siguientes requisitos (i) acepte someterse al plan de pagos previsto en el art. 176 bis.6 de la LC, esto es, el plan de pagos del pasivo no exonerado; (ii) no haya incumplido las obligaciones de colaboración establecidas en el art. 42 de la LC; (iii) no haya obtenido este beneficio dentro de los diez últimos años; (iv) no haya rechazado dentro de los cuatro años anteriores a la declaración de concurso una oferta de empleo adecuada a su capacidad; y (v) acepte de forma expresa, en la solicitud de exoneración del pasivo insatisfecho, que la obtención de este beneficio se hará constar en la sección especial del Registro Público Concursal por un plazo de cinco años.

¿Puedo perder la vivienda?

Si no se alcanza un acuerdo extrajudicial de pagos y se entra en la fase del concurso de acreedores se procede a liquidar el patrimonio, existe la posibilidad de que un tercero adquiera la vivienda. No obstante, hay que analizar cada caso concreto para ver si se puede solicitar un alquiler social, mantener la posesión, aunque se pierda la titularidad, etc.

¿Es efectiva la Ley de Segunda Oportunidad?

Sí. Siempre que se cumplan con los requisitos y las distintas fases y plazos legales, se puede llegar al fin previsto por esta ley: la exoneración del pasivo insatisfecho.

¿Es posible paralizar un embargo de nómina?

Efectivamente una de las consecuencias que tiene este mecanismo es la paralización de todas las ejecuciones; con más motivo la nómina, que es inembargable en los porcentajes previstos en la Ley de Enjuiciamiento Civil.

¿Qué ocurre si yo me quiero acoger y mi pareja (o expareja) no, y tenemos deudas y bienes comunes?

En caso de que el deudor acogido a esta ley esté casado, el beneficio de la exoneración del pasivo insatisfecho se extenderá a su cónyuge.
En el caso de que la pareja o expareja no consienta, no se verán afectados sus
bienes ni sus deudas, ni para perjuicio ni para beneficio.

Tengo hijos menores de edad y no quiero perder la casa ¿podría acogerme al alquiler social?

Se tendrían que analizar más pormenorizadamente las condiciones del deudor, para ver si cumple con alguno de los supuestos de la Ley 1/2013, de 14 de mayo, de medidas para reforzar la protección a los deudores, tales como familiares con discapacidad, hijos  menores, deudor mayor de 60 años, que los ingresos familiares no superen unos límites, etc.

¿Cuánto dura el procedimiento?

Depende de la fase en la que se quede el deudor. Si alcanza un acuerdo extrajudicial de pagos el plazo suele oscilar entre 3 y 6 meses. El concurso de acreedores se dilata en función de la carga de trabajo del Juzgado en el que haya recaído; aunque la media está en dos años.

¿Cuándo tengo que dejar de pagar mis deudas?

Desde el momento en que se acude a este mecanismo se pueden dejar de pagar las deudas, ya que las mismas van a ajustarse a nuevas reglas, ya sean del Acuerdo Extrajudicial de Pagos o del Concurso de Acreedores.

Algunos acreedores me han reclamado judicialmente la deuda ¿se podría paralizar dicho procedimiento? ¿se incluye en los honorarios?

Efectivamente la Ley prohíbe la tramitación de ejecuciones contra el deudor que está acogido a las negociaciones del Acuerdo Extrajudicial y que esté declarado en concurso de acreedores. Nuestros honorarios incluyen la defensa de los procedimientos derivados del objeto de esta Ley, incluyendo por tanto la defensa en este tipo de juicios.

¿Se cancelan las deudas para siempre?

En realidad, las deudas no desaparecen hasta pasados 5 años. Durante ese plazo se podrá revisar el caso por si los acreedores encuentran alguna circunstancia fraudulenta. Una vez concurridos los cinco años se reconoce el carácter definitivo de la exoneración del pasivo insatisfecho.

Tengo deudas derivadas de un negocio que emprendí, tanto a mi nombre como al de la sociedad. ¿puedo en el mismo procedimiento solventar todas las deudas?

Efectivamente se prevé una tramitación conjunta de las deudas generadas por la sociedad y su administrador, persiguiendo conjuntamente la disolución de la sociedad y su extinción jurídica y la exoneración del pasivo insatisfecho de la persona física.

¿Qué es un Acuerdo extrajudicial de pagos?

Uno de los medios establecidos en la Ley de Segunda oportunidad exige que el deudor haya intentado previamente aprobar un acuerdo extrajudicial de pagos con sus acreedores.

La finalidad de este acuerdo es reestructurar la deuda mediante propuestas de quitas (sin limitación) y esperas (con un máximo de diez años). Las negociaciones podrán tener una duración máxima de dos meses, durante los cuales los acreedores no podrán iniciar o continuar procedimientos de ejecución judicial, y el deudor podrá pedir la cancelación de embargos.

¿Quiénes intervienen en la Ley de Segunda Oportunidad?

Generalmente si es persona física interviene un notario que designa un mediador concursal para que impulse la negociación. Debes saber que el mediador concursal por estatuto es una persona neutral e imparcial, por lo que es primordial que tus asesores negocien tus deudas.

En el caso de empresarios, profesionales o autónomos lo usual es iniciar el mecanismo en el Registro Mercantil.

¿Y si no conseguimos alcanzar el Acuerdo extrajudicial de pagos con los acreedores?

Iniciamos un concurso de acreedores consecutivo. Los concursos de personas físicas se tramitan ante el JPIsi se trata de persona natural no empresario(art. 85.6 LOPJ) o ante el Juzgado delo Mercantil si es empresario(art. 86 ter.1 LOPJ).

¿Qué coste tiene el acta notarial de la ley de segunda oportunidad?

La normativa notarial dispone que se trata de un documento sin cuantía, cuyo coste es de 36 € si bien esta cifra se ve incrementada por el número de folios que tenga el acta.El coste por folio a partir del quinto folio inclusive, es de 3€ por cara escrita, y la copia del acta cuesta 3, € por cada folio o parte de él. A partir del duodécimo folio inclusive, se percibirá la mitad de la cantidad anterior.

A todas esas cifras hay que añadirle el 21% de IVA.

En total el coste está en torno a los 200 o 400 euros, dependiendo de la documental.