¿Qué es la mediación?

La mediación: qué es y por qué se trata de una solución de conflictos eficaz

La mediación es un proceso extrajudicial por el cual dos o más partes involucradas en un conflicto se someten, de forma voluntaria, a reunirse para hallar la solución a su problema con la ayuda de la figura del mediador.

Se trata de un proceso que puede resultar muy ventajoso cuando las partes están dispuestas a llegar a un acuerdo, ya que evita llegar a los tribunales con los correspondientes costes que ello genera. Además, el proceso de mediación de conflictos puede alargarse en el tiempo si las partes no consiguen llegar a un pacto de mutuo acuerdo y finalmente optan por continuar con la resolución del conflicto por la vía judicial, sin embargo, la mediación suele resultar mucho más ágil que la vía judicial.

El mediador es un profesional formado y cualificado que no impondrá una solución al problema, no se posicionará a favor de ninguna de las partes ni tampoco ofrecerá ninguna opinión. Esta figura imparcial simplemente se limita a dar las pautas y herramientas necesarias a las partes para que estas lleguen por sí solas al entendimiento y al acuerdo final evitando el litigio.

 

 

Funcionamiento y fases de la mediación

Una vez desvelado qué es la mediación te explicamos cuál es su funcionamiento. Durante las sesiones de mediación se pretende que las partes expongan sus impresiones sobre el conflicto ocurrido y cuáles son sus intereses, de tal forma que cada participante pueda llegar a entender el punto de vista del contrario y qué es aquello que desea. De esta forma, con la ayuda de métodos proporcionados por el mediador, las partes podrán llegar a la conclusión de soluciones favorables para todos por sí mismos, ya que el mediador sólo les guiará hasta ellas. Una vez que las partes consigan llegar a un acuerdo de mediación, este quedará expresado por escrito y firmado.

La primera fase de la mediación es la preparación, en realidad es previa a cualquier encuentro entre los participantes ya que se prepara la estancia en la que se va a llevar a cabo la o las reuniones.

La presentación es realmente la primera sesión de mediación, en ella se presenta el mediador y explica a las partes cuál va a ser el funcionamiento de las reuniones y cuáles son las reglas a seguir durante el proceso. Las normas en cualquier mediación son el respeto entre las partes y sus opiniones, la voluntariedad del proceso, la confidencialidad de lo que ocurra durante las reuniones y la colaboración para llegar a un pacto. La principal idea que el mediador transmite a las partes es la de su imparcialidad y el hecho de que serán los participantes quienes encuentren y seleccionen la solución más favorable.

Después llega la fase de recogida de la información. En esta fase el mediador pone en práctica diversos métodos para lograr entender qué ha pasado y cómo se siente cada una de las partes. Los participantes deben exponer sus puntos de vista.

Mientras la fase de recogida de información se centra en las partes, la siguiente fase, la de aclaración del problema o conflicto, se focaliza en qué ha ocurrido, desde cuándo y otros detalles que tienen que ver directamente con el conflicto.

Por último llegan las fases de propuesta de soluciones y acuerdo de la mediación.

 

 

Tipos de mediación

Los tipos de mediación vienen dados por el ámbito en el que se ha producido el conflicto, se establecen 8 principales tipos de mediación:

  • Mediación mercantil (donde encontraríamos la mediación concursal, en la que Solventa tu deuda es especialista).
  • Mediación familiar
  • Mediación sanitaria
  • Mediación penal
  • Mediación comunitaria o social
  • Mediación escolar
  • Mediación laboral o empresarial
  • Mediación penitenciaria
  • Mediación intercultural

 

La importancia de llegar a acuerdos extrajudiciales para solucionar conflictos

Las ventajas de solucionar un conflicto a través de la mediación son muchas, las principales son la agilidad y el aspecto económico como ya comentábamos, sin embargo hay otras ventajas a tener en cuenta. La confidencialidad puede ser muy importante en el tratamiento de algunos conflictos, así como la decisión de las propias partes de cuál va a ser la solución en lugar de que sea dictada por un juez.

La mediación asegura en la mayoría de los casos un pacto de las partes en el que se reflejan sus intereses, algo que no siempre ocurre al recurrir al proceso legal.

 

En Solventa tu Deuda apostamos por los acuerdos acreedor-deudor

Si has contraído una deuda la mediación puede ser la mejor solución para que llegues a un acuerdo con la parte acreedora. Desde Solventa tu deuda creemos que no hay por qué llegar a costosos y largos juicios cuando puedes reunirte y llegar a un pacto de forma pacífica con la otra parte. Podemos ayudarte a gestionar tu deuda de una manera cómoda y tranquila y creemos en la mediación como solución a tu problema. Contacta con nosotros y te contamos todo lo que necesitas saber.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *