¿Cómo funciona la reunificación de deudas?

La Ley de Segunda Oportunidad consigue muchas veces para quienes la solicitan una reestructuración de las deudas, con la que se asocia un plan de pagos realista y asumible para el deudor.

Una alternativa similar que ofrecen algunas entidades financieras es la reunificación de deudas, que consiste en unificar todas las deudas bajo una sola, con nuevas condiciones de pago.

¿Qué ventajas tiene la reunificación de deudas?

La primera ventaja de la reunificación de deudas es que la cuota resultante es menor que la suma de cuotas existentes por todas las deudas sin unificar.

Por tanto, el deudor ve alivio económico en su gasto mensual, para afrontar las deudas que tiene pendientes.

Otra ventaja clave es que todos los pagos se unifican, lo que administrativamente es mucho más sencillo y a nivel organizativo, para todas las partes también supone un beneficio.

La reunificación de deudas se establece a un plazo mayor que el que tenían originalmente las deudas por separado, debido tanto a la reducción de la cuota global, como a la posible presencia de pagos adicionales, como intereses.

¿Qué gastos conlleva la reunificación de deudas?

La reunificación de deudas es una operación financiera que tiene gastos asociados, tanto de forma directa como indirecta.

Cada caso puede tener que afrontar diferentes gastos, pero de forma general, estos son los más frecuentes:

  • Cancelación anticipada: Gastos derivados de una cancelación antes de tiempo de los préstamos existentes.
  • Comisión de estudio: Gastos por el trabajo desarrollado para analizar la situación del solicitante y elaborar una reunificación asumible.
  • Formalización de apertura: Gastos por la apertura de una nueva deuda en la que se reunifican todas las existentes.
  • Comisiones: Gastos en caso de que una agencia mediadora participe en esta operación. Contar con este servicio aporta la ventaja de tener contacto con distintas entidades bancarias, así como poder ofrecer una comunicación fluida y transparente con el solicitante, sobre las posibilidades de aprobación de la reunificación de deudas.

Requisitos para reunificar deudas

Como podemos ver, la reunificación de deudas es una operación con muchas ventajas para el solicitante. Pero para su aprobación efectiva, la entidad bancaria tiene que tener ciertas garantías, sobre todo vinculadas al pago asumible por parte del deudor de cada cuota asignada y durante todo el plazo estipulado.

Por ese motivo, hay una serie de requisitos que hay que cumplir, para que la petición de reunificar las deudas se apruebe:

  • Deuda máxima: Es habitual con deudas reunificadas que incluyan una hipoteca. Se exige que, por ejemplo, la suma de las deudas no supere el 80% del valor del bien que está hipotecado.
  • Solvencia económica: La entidad bancaria comprobará los ingresos del solicitante y su viabilidad para afrontar todas las cuotas, durante el periodo fijado en la reunificación.
  • Salud financiera: Se tendrá muy en cuenta el historial financiero del solicitante, su compromiso en pago con deudas anteriores y que no haya estado presente en listas de morosos.
  • Aval: En algunos casos es requerido un avalista que respalde la operación, en caso de impago por parte del solicitante.