SEPA o la zona única de pagos en euros: ¿Qué es?

Las siglas SEPA hacen referencia a Single Euro Payments Area, que se traduce al español como Zona Única de Pagos en Euros. No obstante, se utiliza de forma común el identificativo SEPA, para referirse a ella.

SEPA es en realidad una iniciativa, que se planteó hace unos años para que se pudieran realizar diferentes operaciones comerciales y financieras en euros, sin necesidad de usar efectivo. Estas operaciones se pueden realizar actualmente en aquellos países que están adheridos a SEPA, en todo su territorio nacional.

¿Cuáles son los países adheridos a SEPA?

En la actualidad forman parte del área SEPA los siguientes países:

  • 28 estados miembros de la Unión Europea, aunque no formen parte de la eurozona.
  • 4 estados miembros de la llamada Asociación Europea de Libre Comercio, que son Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza.
  • Andorra
  • Ciudad del Vaticano
  • Mónaco
  • San Marino

No obstante, hay países que tienen territorios independientes y que están adheridos a SEPA:

  • Chipre: Zonas reclamadas por Chipre del norte, exentas del derecho de la Unión Europea.
  • Francia: Zonas como la Polinesia Francesa, las Tierras Australes y Antárticas Francesas, Nueva Caledonia, Wallis o Futuna.
  • Países Bajos: El Caribe Neerlandés.
  • Reino Unido: Los territorios británicos de ultramar.

Además, también están fuera de SEPA algunos países que utilizan el euro, como los siguientes:

  • Kosovo
  • Montenegro
  • Bases soberanas de Reino Unido que están en Chipre

Funcionamiento de la SEPA o zona única de pagos en euros

La SEPA funciona principalmente con operaciones realizadas en base a estas 3 metodologías:

  • Operaciones con tarjetas de crédito y de débito, tanto para hacer pagos, como para sacar dinero en cajeros.
  • Operaciones con transferencias bancarias.
  • Operaciones de adeudos domiciliados, que son pagos efectuados de forma periódica en la entidad bancaria del deudor.

Cabe destacar que medidas como la Ley de Segunda Oportunidad, están planteadas solo para deudas que tengan ciudadanos españoles, que quieran cancelarlas o reducirlas. Para ciudadanos con problemas similares en otros países, aún dentro de la SEPA, hay otro tipo de mecanismos que pueden aprovechar.

Ventajas de la SEPA

La SEPA es una iniciativa que ha demostrado su eficacia desde su implantación en el año 2007.

Una de las más importantes es que permite que desde una misma cuenta bancaria, se puedan realizar todas las operaciones en euros que sean necesarias. Esto ha ofrecido una gran agilidad administrativa y contable a numerosas empresas.

Por descontado, un área como la SEPA, en la que se facilitan las operaciones a nivel internacional, reduce el coste de pagos fronterizos y hace práctico el uso de estándares comunes en los pagos. Esto ofrece a quienes forman parte de cada operación, mayor seguridad, competitividad y rentabilidad.

Además, se beneficia el sector tecnológico y todos los mercados que lo aprovechen, dado que la SEPA ha potenciado desarrollos digitales y electrónicos, para facilitar este tipo de operaciones, por ejemplo con la factura electrónica o con el pago a través del teléfono móvil.