¿Cómo solucionar deudas con tarjetas de crédito?

Las deudas con tarjetas de crédito representan uno de los principales problemas financieros de gran parte de la sociedad actual.

Te contamos las mejores opciones que tienes para solucionar estas deudas y conseguir una mayor estabilidad económica .

Pasos para acabar con las deudas de las tarjetas de crédito

A la hora de solucionar deudas con tarjetas de crédito hay que diferenciar entre las acciones que puedes realizar como consumidor y las soluciones que puedes solicitar de forma externa.

Como consumidor, debes realizar estos pasos, para reducir todo lo posible las deudas contraídas con tus tarjetas de crédito:

  • No seguir generando deudas, es decir, no vuelvas a utilizar las tarjetas de crédito.
  • Intenta aumentar los ingresos de forma personal, para contar con mayor liquidez.
  • Cancela las tarjetas que te sea posible, abonando la deuda contraída siempre que sea asumible según tu economía actual.

De forma externa, la mejor manera de solucionar las deudas con las tarjetas de crédito es mediante una negociación con las entidades acreedoras o con una entidad bancaria.

¿Cómo negociar tu deuda?

La negociación de una deuda derivada del uso de tarjetas de crédito, puede afrontarse de muchas formas.

En algunos casos, los consumidores pueden pasar un bache económico que esperan resolver pronto. En esta situación es posible solicitar una reducción de las deudas temporal, por la que durante cierto tiempo la cuota a abonar es menor.

Si la situación se prevé alargar durante más tiempo, hay que barajar otras opciones. La reunificación de deudas puede ser una solución práctica, con la que una entidad bancaria aglutina las deudas contraídas en una sola.

Esto simplifica las cuotas a pagar y permite incrementar los plazos, para así poder contar con unos pagos mensuales mucho más asumibles.

Otra opción es solicitar la Ley de Segunda Oportunidad, si se cumplen los requisitos para ello. De esta forma es posible tanto reducir las deudas como incluso lograr la cancelación total.

Consecuencias de no pagar las deudas de las tarjetas de crédito

Si no se negocia una deuda contraída con tarjetas de crédito, el impago de la misma puede tener consecuencias.

A efectos legales, las deudas económicas de este tipo no tienen el riesgo de sufrir una sentencia de cárcel, pero sí que pueden conllevar otras acciones muy importantes.

Una de las más graves es que la entidad bancaria solicite un embargo de los bienes que tienes, aunque en la práctica las sentencias relacionadas con estos casos pocas veces se decantan por esta opción.

Más común es la solicitud de un embargo respecto al dinero de tus cuentas, sobre todo si las tienes con la misma entidad bancaria con la que has contraído estas deudas con las tarjetas de crédito.

Si el embargo no es aplicable y la entidad acreedora no consigue que pagues las deudas, es bastante probable que termines en un listado de morosos, como el ASNEF o el RAI.

De estos listados solo puedes salir si abonas la deuda o pasado determinado periodo de tiempo, que suele ser de varios años.

Por último, es importante anotar que las deudas existentes no solo se mantienen, sino que los intereses de demora asociados pueden ir en crecimiento hasta importes cada vez más difíciles de asumir.