Smishing, ¿qué es?

El Smishing consiste en un fraude electrónico enviado a través de un mensaje de SMS, con el que los delincuentes buscan tener acceso a datos personales y financieros de la víctima.

Su nombre deriva de la combinación del término SMS, que es el medio por el que se realiza la comunicación con la víctima y «phising», que es el concepto en sí de fraude digital sobre el que se asienta el delito.

Pese a tratarse de un hecho delictivo, todavía hay muchos usuarios que pierden buena parte de sus ahorros por prácticas de Smishing, hasta el punto de tener que acogerse a servicios con el de la Ley de Segunda Oportunidad o solicitar protección de sus tarjetas de crédito, al haber facilitado todos los datos relacionados con ellas a los delincuentes.

Señales para saber que se trata de un caso de Smishing

Un caso de Smishing típico es aquél que urge al usuario a hacer clic en un enlace y facilitar datos personales y/o financieros o, también, hacerle creer que desde ese entorno va a poder acceder al panel de control digital de sus cuentas bancarias, donde tiene que realizar determinada acción.

La presencia de enlaces es un claro síntoma de un caso de Smishing, sobre todo si están relacionados con entidades financieras, empresas de transporte o alguna acción de cobro de deuda.

La urgencia también es una constante en estas prácticas, pues lo que se busca es reducir el razonamiento en las acciones digitales, para así engañar a la víctima y hacerle cometer una imprudencia, con la que obtienen los datos que buscan.

Otros casos de Smishing se relacionan con ofertas, promociones, regalos y premios increíbles, que están asociados a concursos y sorteos en los que el usuario jamás ha participado.

¿Cómo evitar ser víctima de un caso Smishing?

Nunca respondas a un SMS de este tipo. En ocasiones la comunicación deriva en un gasto adicional para tu teléfono. Incluso aunque se informe de que hay que dar de baja un servicio para evitar afrontar un pago determinado.

No accedas a enlaces facilitados a través de SMS. Las entidades financieras no van a utilizar este medio de comunicación para que consultes tus cuentas. Para ello habilitan plataformas de acceso que tienen su propia app.

No cedas a la urgencia. Ninguna empresa va a motivar una urgencia en tus acciones, menos aún si el asunto está relacionado con un servicio económico. Por tanto, no tomes decisiones precipitadas con estos SMS.

En caso de duda, consulta a la empresa real llamando al teléfono oficial de atención al cliente y exponiendo el hecho. Igualmente, intenta solucionar la situación a través de un cauce que no sea el SMS o el teléfono móvil.

Consejos de seguridad cuando navegues

Cuando navegues en Internet no des tu número de teléfono, ni datos personales, mucho menos datos bancarios.

Navega siempre por entornos seguros, legales y fiables, con el fin de evitar que usen tu información de navegación en contra tuya o la cedan a terceros.

Utiliza correos electrónicos alternativos o teléfonos secundarios. Así sabrás que las comunicaciones que llegan a tu correo electrónico principal o a un número de teléfono que nunca das, probablemente sean un intento de Smishing.