Cómo poner fin al sobreendeudamiento con la Ley de Segunda Oportunidad

Muchos casos que recibimos en Solventa tu deuda sobre la Ley de Segunda Oportunidad están relacionados con el sobreendeudamiento. Es un problema frecuente entre muchos clientes, que se han visto superados por el aumento de gastos que supone.

¿Qué es el sobreendeudamiento?

El sobreendeudamiento es un estado financiero que se caracteriza por el hecho de que el deudor no puede asumir las deudas que tiene contraídas, ni sus asociaciones en forma de intereses, comisiones o recargos por incumplimiento de pago.

Un sobreendeudamiento puede ser activo, que refleja que por imposibilidad económica práctica, el deudor no tiene fondos suficientes para todos sus gastos.

Por otro lado, un sobreendeudamiento también puede ser pasivo, que implica la imposibilidad económica actual de asumir unos gastos que antes sí podía, por hechos imprevistos como la pérdida de trabajo.

¿Cómo saber que tengo deudas en exceso?

Obviamente, no tener liquidez suficiente para afrontar las deudas, implica que se tienen en exceso. Pero hay formas más prácticas de identificar esta situación, sin necesidad de llegar a incumplir pagos.

Hay diversos análisis y conclusiones en relación a este tema. La mayoría, no obstante, exponen que las deudas más o menos periódicas (desde semanales hasta anuales), no deberían suponer proporcionalmente más del 35%-40% de los ingresos que se obtienen.

También hay signos evidentes de tener deudas en exceso:

  • Cuando se desconoce la cantidad exacta adeudada.
  • Cuando el ahorro familiar cae por debajo del 10%.
  • Cuando se solicitan préstamos o créditos para financiar otros préstamos o créditos.
  • Cuando se reciben avisos por impago.

Consecuencias de tener sobreendeudamiento

La consecuencia más inmediata y grave del sobreendeudamiento es la falta de liquidez, que puede afectar a cualquier gasto que tengamos, previsto o no.

El incumplimiento de pagos por sobreendeudamiento, deriva en sanciones, recargos y comisiones, que en realidad lo que hacen es aumentar todavía más la deuda.

Además, un sobreendeudamiento que nos impida afrontar los pagos, también puede conllevar la interrupción de los servicios contratados, tanto por estas deudas como por impago de otras obligaciones.

Por último, si no resolvemos la situación de sobreendeudamiento, podemos ser objeto de un proceso judicial motivado por acreedores o por administraciones públicas, dependiendo del tipo de deuda contraída.

Consejos para no caer en el sobreendeudamiento

La situación financiera de sobreendeudamiento se puede alcanzar de una manera más rápida de lo que pensamos, sobre todo si adquirimos deudas de forma constante y sin organización previa.

En primer lugar, debemos identificar cuanto antes una situación de sobreendeudamiento. Los signos evidentes comentados anteriormente, pueden servir de guía.

La organización de los gastos es clave, igual que de las deudas. En ocasiones, reunificar deudas puede ser incluso más provechoso que mantener las existentes entre múltiples acreedores.

Intenta mantener la regla del 35%. Cuando tus gastos superen este porcentaje, analiza qué ha sucedido y cómo puedes revertir la situación.

Si crees que están cobrando cláusulas abusivas, intereses desorbitados o has firmado un contrato en el que hay falta de transparencia, contacta con abogados en deudas como nosotros, para un asesoramiento profesional y personalizado. A veces, la cancelación de deudas es posible con la Ley de segunda oportunidad, si existe alguno de estos condicionantes.