¿Qué es la condonación de deudas?

La condonación de deudas es un acto jurídico con el que, de parte del acreedor, se expresa la voluntad de extinguir una deuda. La extinción puede ser total o parcial y a cambio de esta condonación no se pide nada a cambio.

¿Para qué sirve condonar una deuda?

La condonación de deudas es una solución para cuando el acreedor considera que es mejor, respecto a una situación prolongada de impago. Es decir que se plantea como una alternativa con consecuencias menos traumáticas, que el retraso indefinido de los pagos debidos.

Su objetivo puede ser diferente en cada caso. En muchas ocasiones, por ejemplo, se plantea como una solución para que el deudor pueda afrontar parte de sus obligaciones en los pagos.

Por tanto, aunque beneficia a ambas partes, en este caso estamos ante un acto jurídico normalmente planteado por el propio acreedor.

¿Cómo se formaliza la condonación de deudas?

Hay dos formas principalmente de realizar la condonación de deudas.

La condonación expresa es una de ellas. Consiste en el reconocimiento de la deuda ante notario o mediante un documento privado de condonación, en el que queda reflejado el acuerdo al que lleguen acreedor y deudor.

En estos casos, si se trata de un procedimiento judicial por reclamación de deuda, también debe homologarse ante el Juzgado.

La otra tipología es la condonación tácita. Según el Código Civil, este caso se da cuando la condonación puede deducirse o sobreentenderse, de las acciones que realiza el acreedor.

No obstante, podemos encontrar varios tipos de condonación de deuda, según diferentes baremos, como los siguientes:

  • Por voluntad del acreedor: Voluntaria o Forzada.
  • Por el estado de los deudores: Inter vivos o Mortis causa.
  • Por la cantidad de la condonación: Total o Parcial.

Los requisitos para la condonación de deudas

Para que se pueda formalizar la condonación de deudas, hay que cumplir ciertos requisitos. El primero de ellos es la existencia de algún documento que sirva como acreditación.

Este documento reflejará que existía una deuda o negocio jurídico que ha sido fallido, que existe responsabilidad jurídica perjudicial y que, por mutuo acuerdo de ambas partes, se ha decidido resolver la situación con la condonación de deudas.

¿Quién puede condonar una deuda?

La condonación de deudas puede ser planteada tanto por particulares como empresas (personas físicas o jurídicas). Además, también puede ser vinculado respecto a deudas de administraciones públicas, aunque en estos casos también podemos habar de declaraciones de impago.

Entre particulares algunos casos clásicos de condonación de deudas, están relacionados con el impago de rentas del alquiler. Se trata de una medida mucho más sencilla y amigable que alternativas como la demanda de desahucio.

En cualquier caso, la condonación de deudas es una alternativa más, dentro de las distintas posibilidades que existen para cancelar o reducir las deudas. En este sentido, la Ley de Segunda Oportunidad puede a veces ofrecernos una solución mucho más beneficiosa para ambas partes.

En el caso de deudas entre empresas o profesionales, la condonación es una forma de evitar terminar en situaciones como las que podría representar un concurso de acreedores