Descubiertos en cuenta corriente

Muchas solicitudes de la Ley de Segunda Oportunidad para cancelar total o parcialmente las deudas, guardan relación con una mala planificación de pagos respecto a cuotas periódicas de productos y servicios financiados.

Cuando no se puede asumir alguno de estos pagos, una cuenta corriente entra en el estado que se conoce como «descubierto», que en la práctica es lo que se llama «estar en números rojos».

Por tanto, una cuenta corriente en descubierto es aquella en la que el saldo disponible no es suficiente para afrontar un pago y la entidad se encarga de cubrir la deuda.

¿Qué puedes hacer si tienes descubiertos en tu cuenta corriente?

Si tienes descubiertos en tu cuenta corriente, por ejemplo, por el impago de préstamos personales, puedes abonar ese descubierto y volver a estar en paz con la entidad bancaria. Algunas entidades no exigen pagos adicionales por este servicio, mientras que otras pueden requerir ciertas comisiones.

Algunos de los intereses relacionados o las comisiones con una cuenta corriente en descubierto son los siguientes:

  • Intereses sobre el saldo deudor y por el número de días que no se resuelve.
  • Comisión porcentual del saldo deudor y el período de liquidación.
  • Gastos fijos de gestión por la regularización del descubierto, a veces de inmediato y otras ocasiones cuando se supera cierta cantidad de días manteniendo esa situación.

Otra alternativa es reclamar a la entidad este descubierto, pues en ocasiones se produce por una falta de comunicación entre cliente y empresa. Con una reclamación suele resolverse la situación.

Cómo enfrentarte a los pagos de tus descubiertos en cuenta corriente

Hay varias maneras de afrontar los pagos de descubiertos en una cuenta corriente. Una de las más recomendables es la reunificación de deudas, con la que puedes evitar pagos continuos desde tu cuenta, al mismo tiempo que reduces la cantidad total que pagas cada mes, gracias a un plan de pagos realista y adaptado a tus posibilidades.

En el caso de que consideres que algunas deudas están injustificadas o son abusivas, aprovecha los servicios profesionales de abogados para deudas, con experiencia y especializados en este ámbito. Si la situación te es favorable, podrás reducir las deudas existentes o incluso anularlas por completo.

Evita futuros descubiertos en tu cuenta corriente

Aún con un plan de pagos asequible, las deudas pueden tender a acumularse, por lo que es mejor seguir ciertas recomendaciones, con las que evitarás situaciones económicas delicadas.

En primer lugar, mantén siempre una buena comunicación con tu gestor de cuentas en la entidad bancaria. Plantea cualquier problema que tengas o que consideres potencialmente arriesgado, para prevenir descubiertos en la cuenta corriente.

Evita acudir a préstamos personales rápidos y microcréditos sin una buena estrategia de pagos, pues lo único que conseguirás será aumentar la cantidad adeudada con unos intereses excesivamente altos.

En el plan de pagos que establezcas, por ejemplo con una reducción de deudas derivada de la Ley de segunda oportunidad, siempre debes exponer tu viabilidad económica real, para así evitar que algunos meses no puedas afrontar los pagos.