Efectos de los concursos de acreedores culpables

En Solventa tu deuda estamos especializados en casos relacionados con la Ley de Segunda Oportunidad. En ellos, un concurso de acreedores culpable puede invalidar el proceso, al considerar el juez que no se ha actuado de buena fe por parte del deudor.

Aunque podemos intentar ayudar a la empresa incluso tras la calificación de culpabilidad, lo ideal es no tener que llegar a esta situación. Por eso, te explicamos a continuación en qué consisten los concursos de acreedores culpables y cómo evitarlos.

¿Qué son los concursos de acreedores culpables?

Se consideran concursos de acreedores culpables aquellos en los que se identifique que el mismo deudor o bien sus administradores o representantes legales, han motivado o incluso agravado la situación de insolvencia.

Obviamente, hay grados de culpabilidad y, si no se aprecia dolo o culpa grave por parte del deudor, todavía es posible acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad.

¿Cuándo se considera el concurso de acreedores culpable?

Un concurso de acreedores puede ser calificado culpable en dos tipos de situaciones:

  • Por un lado, aquellos casos en los que los implicados no pueden hacer nada por modificar esta calificación.
  • Por otro lado, aquellos casos en los que los implicados pueden intentar probar lo contrario, dado que se trata de presunciones de culpabilidad.

La calificación del concurso de acreedores puede ser solicitada por la administración concursal o el Ministerio Fiscal, según corresponda a cada caso.

Aquellos concursos de acreedores culpables sin posibilidad de rebatir esta calificación, se dan en los siguientes casos:

  • Cuando se incumple la obligación de contabilidad.
  • Cuando se cometen irregularidades.
  • Cuando hay inexactitud o falsedad en los documentos del concurso.
  • Cuando se procede a la liquidación por incumplimiento del convenio.
  • Cuando hay alzamiento de bienes.
  • Cuando se sacan de forma fraudulenta bienes o derechos del patrimonio del concursado, durante los dos años anteriores.
  • Cuando se simulan situaciones patrimoniales antes de la declaración del concurso.

Por su parte, los concursos de acreedores culpables que sí se pueden rebatir, son los calificados por estas situaciones:

  • Cuando se ha incumplido el deber de solicitar la declaración de concurso.
  • Cuando no se colabora con el juez o la administración concursal.
  • Cuando hay incumplimientos en contabilidad.
  • Cuando se bloquean operaciones que frustren el acuerdo extrajudicial de pagos.

Concurso de acreedores culpable, ¿cómo evitar esta situación?

La mejor forma de evitar un concurso de acreedores culpable es, obviamente, tomar decisiones que impidan hacer crecer la deuda de la empresa hasta una situación insostenible.

No precipitarse en la toma de decisiones, reducir los costes todo lo posible, negociar con acreedores hasta que la situación mejore… son medidas con las que es posible evitarlo.

En cualquier caso, la acción más recomendable es que, ante la posibilidad de un concurso de acreedores, cuentes con profesionales especializados en este ámbito. En Solventa tu deuda podemos ofrecerte asesoramiento personalizado y ayudarte en la gestión de todo lo necesario en un concurso de acreedores, para entre otras cosas evitar esta calificación de culpable.