Reunificación de préstamos

La opción de reunificar/reunificación de deudas es una más de las que tenemos disponibles a la hora de intentar mejorar la economía familiar.

En Solventa tu deuda hemos ayudado a muchos clientes a reunificar sus préstamos, pero antes siempre queremos informarles de todo lo que conlleva este proceso.

¿Cómo puedo reunificar mis préstamos?

La reunificación de préstamos consiste en la unión de la hipoteca o bien otros préstamos, en una sola deuda, que se adquiere con una entidad financiera.

El proceso no es complicado, pero sí requiere de un estudio personalizado de la economía familiar y de los préstamos obtenidos, con el fin de analizar la viabilidad económica de quien lo solicita.

¿Es seguro reunificar préstamos?

Reunificar préstamos siempre se realiza por entidades consolidadas financieramente y es recomendable contar con profesionales especializados, para garantizar que todo el proceso se realiza de forma correcta.

No obstante, la reunificación de deudas tiene sus riesgos, que vale la pena tener en cuenta. Para empezar, porque es un proceso que requiere asumir unos costes bastante altos.

Los costes asociados a reunificar préstamos se vinculan a los costes de cancelación anticipada que tienen muchos préstamos, los gastos de formalización de un nuevo préstamo que acogerá la suma de todas las deudas y costes asociados a empresas intermediarias.

Además, reunificar préstamos puede suponer pagar más intereses, sobre todo si el nuevo préstamo se solicita pensando en el largo plazo, una estrategia que no suele ser la más adecuada.

La reunificación de préstamos ¿es la mejor opción?

Hay muchas opciones para afrontar las deudas. La Ley de Segunda Oportunidad, especialización de Solventa tu deuda, es una de las que mejores resultados puede ofrecerte.

La reunificación de préstamos también es una buena opción, siempre que se den las circunstancias propicias para ello.

Al reunificar deudas, la economía familiar consigue un respiro y los primeros meses es más fácil afrontar un pago único, normalmente de menor cuantía, que la suma de las deudas que se tenía.

A largo plazo, sin embargo, no suele ser una buena idea, dado que el dinero que finalmente se tiene que pagar es, con diferencia, mucho más alto de lo que en inicio se tenía en deuda.

Requisitos necesarios para reunificar préstamos

La reunificación de préstamos también tiene unas condiciones o requisitos que es muy importante tener en cuenta.

En primer lugar, es una acción sin excepciones, por tanto debemos incluir en ella todas las deudas presentes, no podemos elegir incluir unas y descartar otras. Si es tu caso, es preferible abonar antes las deudas que no desees incluir para quedarte solo con las que quieres unir bajo un préstamo único.

La cantidad de la nueva hipoteca generada no puede superar el 80% del valor del bien hipotecado. Esto es una garantía tanto para la entidad financiera como también para ti, con el fin de que la deuda no sea excesiva.

También suele solicitarse entre los requisitos para reunificar préstamos, confirmar que no se está en una lista de morosos y/o un avalista que respalde el préstamo.

Si estás en una situación económica que crees que puede resolverse con una reunificación de préstamos o buscas la mejor solución posible, contacta con nosotros. Encontraremos la mejor vía para aliviar tus deudas y que recuperes una economía familiar estable y con opciones de crecimiento.